viernes, 13 de diciembre de 2013

el día que nació Luis alfredo

Después de esas horas de angustía el 23 de octubre, le pedí a mamá que viniera para hacerme compañía y no estar sola, por cualquier cosa. Después de ese susto, prefería que alguien más aparte de mi marido se quedará conmigo.

Ella vino al día siguiente, estuvo conmigo la semana completa. Me ayudo bastante puesto que yo ya con la panza demasiado grande ya no podía hacer muchas cosas. Fueron días hermosos por que podía platicar con mi madre e ir a caminar con ella y mi esposo. El doctor me dijo que si quería parto natural tenía que ir a caminar por lo menos 2 horas, no se que tenga que ver eso, pero me arrepiento de no haber ido todos los días y de no haberlo hecho antes, probablemente no se me hubiera complicado tanto el parto.

esas dos semanas fueron solo estar hinchada de los pies, era tener edemas grandes, sin embargo ningun problema con dolores de cabeza o algo parecido, en ocasiones podía sentir pequeños cólicos y dolores de espalda, nada de que asustarse o para pensar que algo extraordinario podría pasar.

y llego la semana 39 y paso a la 40, llego mi cumpleaños y según lo calculado podría nacer en esa fecha, sin embargo mi pequeño no quizo salir ese día. recuerdo que unos días antes hubo lluvia y salimos luis alberto y yo, entonces hicimos un pequeño video. Como ya estabamos en la semana 40 y no veíamos ningún indicio de labor de parto fuimos al ginecologo por última vez. Mi ginecologo me reviso, me hizo tacto para checar que estuviera cerrada mi matriz, y sí, pero me hizo el comentario que ya tenía que salir mi bebé puesto que mi placenta ya era grado III, me imagino que esto mide el nivel de eficiencia de la placenta puesto que pasando de las 40 semanas se vuelve inservible y deja de enviar correctamente alimento y oxígeno al bebé.

Después de tanta desesperación él ginecologo ya nos había dado fecha, el jueves 7 de noviembre tenía que hacerme cesarea. Yo no esperaba eso, esperaba que la naturaleza hiciera su trabajo conmigo, todavía me quedaba una esperanza. Luis alberto ya hablo emocionado a sus papás comentándoles la noticia. Yo un poco asustada pues pensaba que la cesarea era lo peor que podía haber.

Esa noche nos fuimos con esa noticia a la cama. Jamás me espere que en la madrugada mi cuerpo empezará a dar señales. Eran las 2 de la mañana cuando sentí el primer cólico fuerte, sin embargo me confundí pense que era un retortigon por la diarrea, empece a tener evacuaciones líquidas y así me estuve levantando casi cada hora hasta las 4 de la mañana, mi mamá se levanto y me comenzo a preguntar como me sentía, y le estaba diciendo que mal. Al levantarse luis alberto a las 6 de la mañana me pregunto si quería ir al hospital, y yo le dije que no, no quería que me regresaran por que tal vez pensarían que es una infección estomacal. me levante para acompañarlo a él y a mi mamá en el desayuno, tomé una taza de té de manzanilla y comence a vomitar amarillo, se me hizo raro y le hable al ginecologo sin embargo él también penso que era una infección y me receto un antibiótico. y no comer nada.

Me dormí, y entre medio levantada le dije a mi mamá que me sentía mejor, pero encuanto me levante de la cama me empezo a fluir líquido, sin embargo cuando me dí cuenta era verdoso, no era claro como el líquido normal de la fuente. Me espante mucho por que había leído que si eso pasaba uno tenía que ir de urgencia al hospital. Mi mamá también se asusto, y me empece a bañar y no podía contener el líquido. l

Al llegar a urgencia me pasaron inmediatamente a revisión, en donde vieron que tenía poco de dilatación. Me pasaron a toco, me volvieron a revisar. Me hicieron cambio de cama y al momento me empezo a salir sangre, no entendía por que. Pero después de eso mi doctor inmediatamente programo la cesarea. El diagnóstico que se hizo fue rotura de membrana temprana. No se que signifique eso, el chiste es que mi bebé estaba tratando de querer salir y no pudo, dilate muy poco o casi nada, al menos eso dijo el doctor.

A la una de la tarde me pasaron a quirofano, me sentía un poco decepcionada, pues después de haber estado varias veces ahí viendo como iban y venían las señoras de la sala de expulsión, jamás me imagine que yo no pudiera.

al estar en la sala de operación no me dio miedo, todo fue tan rápido, no sentía nada, el caso es que también batallaron para sacar a mi bebé. Me acuerdo que antes de dejar de tener consciencia ví cuando lo sacaron, escuché su llanto y ví su  hermosa cara, no podía creer que estuviera afuera, él, ese que tanto me pateo, ese que creció en mí poco a poco, aquel del cual escuchaba sus latidos cada mes, después de eso inmediatamente perdí la consciencia.

Me levante como a las 5 de la tarde, para esto después de rato me cambiaron de lugar y me llevarona piso. dijeron que llevarían mi bebé a mi lugar, sin embargo no me lo llevaron luego luego, jamás entendí por que. no me explicaron nada. y yo estaba demasiado atontada para preguntar.

El primero en llegar a verme fue mi esposo, el cual me dio un beso, apesar de estar tan hinchada como un pez globo, él me seguía viendo con esos ojos de amor que aun observo. En seguida fue a ver a nuestro bebé, pregunto si podía tomar unas fotos y hasta video tomo, cuando fue conmigo lloré de la emoción, de ver lo hermoso que era. Jamás me imagine que algo tan precioso saldría de mí. Él estaba feliz, era su hijo.



 

martes, 19 de noviembre de 2013

Antes de que nacieras

después de haber estado mas de 9 meses en espera de esta pequeña criatura, y después de que todo el mundo al ver mi panza exclamará.." se me hace que lo tendrás antes", realmente pensé que él llegaría al mundo entre sus semanas 38 y antes de la 40 de gestación. Sin embargo, todo empezo a complicarse. Justo en la semana 38 tuve mi cita de control prenatal donde siempre de rutina te toman la presión. Algo muy peligroso durante el embarazo es la llamada eclampsia o preclampsia, creo que no es lo mismo, no soy médico pero he escuchado que se le llama más preclamsia. Es peligroso por que si tienes presión alta puedes llegar a convulsionarte y esto pone en riesgo tu vida y la de tu bebé. Las causas de la misma no las sé, lo único que puedo decir es que tiene signos de alarmas y entre éstos signos de alarmas va la presión alta, dolor de cabeza, vómito, ver luces blancas, zumbido de oídos, etc.

Esa vez yo no me sentía mal, pero ya siendo el último mes de mi embarazo empece a retener muchos líquidos, estaba un poco hinchada y la verdad en ocasiones me dolía la cabeza. El médico prefirío envíarme a urgencias para que ahí me checarán mejor y sí tenían que hospitalizarme lo hicieran. Dicho y hecho, fuí a urgencía, ahí me enviaron a toco, que es como se le llama al área donde se encuentran las embarazadas que estan a punto de parir, y me tuvieron en observación. se supone que en el seguro social entra un protocolo de preclampsia, te dejan 72 horas en observación si sigue igual la presión, la mía se quedo normal, no se que me estaría afectando en esos momentos en el consultorio, pero en el área de embarazadas ya estaba mejor. Ese día hubo muchos partos, salían bebés y entraban madres a la sala de expulsión. a mi me tuvieron sin comer nada, sin líquidos, ni suero ni glucosa, claro, por intravenosa, nada. Entre a las 12:30 pm y a las 6:00 pm me enviaron al ultrasonido, mi pequeño bebé de 38 semanas tenía frecuencia baja, algo que le llaman braquicardía, para colmo yo ya sabía que tenía una vuelta de cordon en el cuello. Sin embargo las ginecologas al ver esto, en seguida me programaron una cesarea, oh Dios!, me dí el susto de mi vida. Comence a llorar por que yo no me esperaba eso, me empezaron a hacer firmar varios documentos. Pero como por arte de magía me salvo la campana, hubo cambio de turno y la ginecologa que entro después me pregunto cuando había comido y le comente que alas 10 de la mañana, ella dijo, te voy a volver a valorar por que probablemente por eso tu bebe salío así en el ultrasonido. Me hizo tres registros de la frecuencia cardíaca de mi bebé, no sin antes haberme puesto glucosa. Y como era de esperarse, en esos 3, los latidos de mi bebé salieron perfectos. Se supone, por lo que he leído que la braquicardia es una anormalidad de la frecuencia cardíaca del feto, es menos de la frecuencia cardiaca normal, lo que supone poca oxigenación y puede provocar probables daños al bebe.

Me tuvieron hasta las 1 de la mañana. Yo estaba muy triste por que no me esperaba eso, esperaba que me dieran dolores, tener un maravilloso parto natural, que mi esposo me llevará al hospital y que tuviera la oportunidad de darme un beso antes. y eso hizo que se me bajará todo el ánimo.

Esta fecha fue el 23 de octubre, entonces, para esa fecha hubiere podido mi bebé haber salido, sin embargo Dios no permitió que eso pasará, y pudo quedarse 2 semanas más en mi vientre. Yo de todas formas no me esperaba lo que después iba a suceder...


 

martes, 1 de octubre de 2013

linkear servidores de bases de datos Sql Server remotos

Hay ocasiones en las cuales tienes que consultar tu información hacia una base de dato que se encuentra en otra instancia dentro de otro equipo. Para esto, SQL server utiliza una opción para ligarlos.

Primero podemos corroborar que no lo tengamos  dentro de los objetos de



 
para saber cuales objetos (instancias de sql) tienes,  
 
 
SP_LINKEDSERVERS nos sirve para saber  esto.
 
 
 
Para agregarlo puedes utilizar este comando.

 


 EXEC sp_addlinkedserver  
   @server='mi_server',
   @srvproduct='',
   @provider='SQLNCLI10',
   @datasrc='mi_server' /*nombre server donde se encuentra la instancia si utilizas una ip remota checa que este abierto el puerto 1433 y si usas dyndns pon el nombre dns que estas usando*/

y por último con una query en este formato te aseguras que quedo linkeado el server. o checas la parte de objetos del server.

   SELECT top 10 * FROM [mi_server].[mibd].[dbo].[ventas]
   where registrationDAte >= '20130814'

espero que les sirva, de hecho a mi me sirvió mucho y lo dejo como parte de lo experimentado para que no se me olvide.

viernes, 27 de septiembre de 2013

a unas semanas de...

A unas semanas de empezar la nueva etapa en mi vida. Ya nuestro pequeño Luis Alfredo tiene 34 semanas, según el ultrasonido 35. Ha sido maravilloso este recuento de semanas y meses.

el primer trimestre fue de miedos, de pensar muchas cosas, los cambios siempre tendrán y traerán preguntas sin respuestas.

Antes de quedar embarazada tenía planes de como empezar a tener el cuerpo perfecto para la concepción, bajar unos kilos, hacer ejercicio, sin embargo en un solo descuido. Luis estuvo muy contento cuando supo, yo desconcertada... ver esa pequeña franja roja sobre la prueba me hizo sentir rara, de por sí el simple hecho de que mi cuerpo estuviera dándome los típicos anuncios de la implantación del embrión, me hacían sentir mal.

para asegurarnos de la noticia fuimos a hacer prueba de sangre, y si, sin duda alguna estaba embarazada. Ahora, tal vez nos adelantamos, dimos la noticia, antes de poder incluso saber si se trataba de un caso de embarazo anaembriónico(es decir un embrión sin bebé). Aún así era verdad, era un bebe hermoso. La primera vez que lo vi, realmente no sentí nada, era en el ultrasonido un saquito negro. cuando comencé a sentir por primera vez la ternura de verlo fue a sus 8 semanas, era un pequeño guisante, su cabeza, sus ojos, sus manos y sus pies empezaban a aparecer.

Nos llevamos un pequeño susto a sus 11 semanas, antes de esto el ginecólogo ya me había advertido de descanso y reposo pues tuve un problema con hematomas, y podía tener el riesgo de perder a mi bebé. En esta semana ingrese al hospital por tener una hemorragia, tuve mucho miedo y sentía culpa de esto, que aunque tuvimos receso sexual por recomendaciones médicas, cualquier esfuerzo podría provocar esto. Estuve 3 días en reposo absoluto y 4 días en casa en reposo. Luis estuvo asustado, y cansado, como papás no están con nosotros(aunque no muy lejos), nadie podría ayudarnos. Él es lo mejor que me ha pasado en mi vida, jamás hubiere conocido alguien como él. Aún después de éstos años sigo enamorada y seguiré enamorada de él, cada día que pasa me hace más feliz, el despertar a su lado y abrazarlo o darnos un beso y que toque y le hable al bebé, me hace la mujer más dichosa.

A sus 13 semanas confirmamos su sexo, un varoncito, que aunque chiquito, creo que fue el ultrasonido más gracioso que he visto, hizo tantos movimientos y se dejo ver por completo , sus miembros formados completamente, sus manos, sus dedos, todo se veía. Jamás olvidaré ese día. Además de que no todos los bebes dejan ver su sexo hasta después de la semana 20.

Cada ultrasonido a a partir de ahí fue más emocionante, aunque la verdad por un momento creí que jamás querría volver a estar embarazada pues los achaques como las agruras y los vómitos hicieron que bajará 3 kilos, y aparte de esto me deprimí. Lo bueno es que solo duraron 4 meses. Aún así en mi vida jamás he dejado de comer como en ese momento.

El segundo trimestre estuvo lleno de expectativas, buen sexo, más para mí gusto diría mi marido. Y la emoción de los abuelos, altamente contagiable, con la aparición del bulto en mi barriga y los movimientos diarios de este ser que me empezaba a invadir por completo.


Hoy ya estoy en el tercer trimestre, mi barriga crece de manera exagerada, hoy apenas puedo caminar. Dicen que eche mucha panza, aunque mi bebe a sus 34 semanas (la actual), mide 42 cm y pesa 2400 gramos.

Lo dicho es emocionante, y tenía que escribirlo aquí para que quedará en algún lado memoria de lo que estoy sintiendo y de lo que he vivido éstos meses. Realmente es emocionante, y al final lo que me pongo a pensar es que esto de dar vida a otro ser es lo más hermoso y mágico que puede pasar. El hecho de sentir como se mueve, su cuerpo, que sin duda alguna ya puedo sentir, sus pompis, su columna, sus piecitos. Y ver esos movimientos a veces tan alocados que tiene.

Y lo que me da más emoción es llegar a verlo, a ver si tal como sale en el ultrasonido en 3D, se parecerá a su padre, El mejor que la vida y Dios le pudo haber dado.

Sin duda alguna, algo que sin pedir me dieron y tendré, en Dios espero, toda mi vida.

 

domingo, 10 de marzo de 2013

voy a ser mamá.

sí, voy a ser mamá. ya a mis treinta y cacho voy a saber que se siente esta etapa. Sí, dan miedos y es algo nuevo para mí y para mi esposo.

Pero bueno, trataremos de salir adelante y tratando de seguir creciendo juntos. Saber que es este sentimiento me hace feliz por otro lado.

En lo profesional no creo que afecte, no debería, sin embargo si me da cierto miedo.